Now Reading
Un matrimonio lésbico que sobrevivió a lo peor del siglo XX, se propuso vencer al coronavirus

Eva Kollisch y Naomi Replansky, de 95 y 101 años, respectivamente rompieron la privacidad de su hogar para conversar con el New York Times en medio de la emergencia mundial por el coronavirus.

Entre las dos han superado «lo peor del siglo XX»: la gripe española, el crac del 29 y el Holocausto. Esta es su perspectiva frente a esta nueva crisis mundial.

«Mi esqueleto tembloroso puede lidiar con más confinamiento», escribe Naomi Replansky vía e-mail a la periodista estadounidense desde el apartamento en el Upper West Side neoyorquino que comparte con su esposa Eva, a la que conoció a principios de los 80.

Naomi es poeta, su primer libro, Ring Song, fue publicado en Estados Unidos en 1952 y optó al National Book Award, pero sus comienzos estuvieron marcados por circunstancias amargas:

Cuando nació en el Bronx en 1918, como recoge el artículo, se estaba expandiendo en el país la gripe española, «la pandemia más devastadora de la historia», que arrasó con entre 20 y 40 millones de personas, atacando especialmente a los niños.

Naomi la sorteó, pero sin embargo su infancia estuvo condicionada por las consecuencias de otra epidemia que ya hacía estragos dos años antes de que ella llegara al mundo: su hermana pequeña quedó con una pierna paralizada a principios de los años 20 a causa de la polio.

A sus 12 años, una mastoiditis (infección en el oído) acabó con la vida de su hermano mayor, de 15.

Acabó sus estudios de secundaria en plena Gran Depresión (en 1934) y sobrevivió gracias a diferentes trabajos de los que iba saltando para años más tarde hacer historia frente a una dificultad menos tangible pero altamente arraigada, la discriminación sexista: Naomi accedió a la universidad y se convirtió en una de las primeras programadoras.

Tanto Eva como Naomi experimentaron antisemitismo a una edad temprana. Eva, que creció en una familia de intelectuales judíos ricos en las afueras de Viena, recuerda haber sido golpeada por un grupo de niños por ser una ‘judía sucia’ cuando tenía 6 años.

See Also

Kollisch fue una entre los aproximadamente 10.000 niños judíos de Austria, Alemania, Polonia y Checoslovaquia que fueron trasladados a Reino Unido a través del Kindertransport en 1939.

Allí fue reubicada con una familia inglesa y separada de sus hermanos. «Muy pronto me di cuenta de que estaba extremadamente sola», dijo. No fue hasta pasado un año cuando pudo reunirse con sus padres y hermanos en Staten Island (Estados Unidos), donde la familia, que en su país de origen era adinerada, tuvo que empezar de cero y sin soporte económico: su padre, arquitecto, trabajaba vendiendo aspiradoras y su madre daba clases de inglés a refugiados por 25 centavos la hora.

Eva, por su parte, salió a flote trabajando en una fábrica de coches y consiguió acceder a la universidad donde se graduó especializándose en literatura comparada. Según cuenta The New York Times, mucho más atraída por la vida intelectual urbanita que por todas aquellas presunciones de género que se volcaban sobre las jóvenes de la época. Se casó dos veces, tuvo un hijo en uno de esos matrimonios y como parte anecdótica de su biografía, que ella contó como parte del proyecto Voices of Feminism Oral History Project, destaca que fue amante de la escritora Susan Sontag, también de origen judío.

A Eva y Naomi la crisis por coronavirus les ha pillado en su apartamento neoyorquino interrumpiendo unas rutinas colmadas a base de caminatas, sesiones de meditación en grupo en el Community Meditation Center de su barrio que ahora le sirven como herramienta para afrontar esta nueva situación de excepción y mucha literatura. Y según explica Ginia Bellafonte, no especialmente preocupadas por sí mismas pero sí por su generación: «Anhelan lo que se ha perdido más de lo que temen lo que pueda venir», escribe.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2020 OPUS GAY.
All Rights Reserved.